Enero 2021

Enero 2021

¡Hola a todos! ¡¡¡¡¡¡Vacaciones de veranoooooo!!!!! El 21 de diciembre fue mi último día laboral y he intentado tomarme las cosas con bastante soda desde entonces. La verdad es que es un placer no tener el peso de una responsabilidad extra al despertarse y poder organizarte sin tener que pensar en el trabajo. Esto no significa no hacer nada, ah no. Igual hay que cosechar, clasificar, limpiar, guardar, sembrar, podar y últimamente más que nada: regar. ¡Qué manera de regar! Estamos entrando en el segundo año de una terrible seca que sólo se ve disimulada por el hecho de que Uruguay es una país húmedo atravesado por arroyos, arroyitos y ríos por donde uno vaya. Pero el nivel de las cuencas viene bajando de forma pareja hace por lo menos un año y ya hay algunas personas que me han contado que tuvieron que dejar de regar y apagar las bombas porque había indicios de que la napa estaba secándose (aparentemente la bomba empieza a escupir agua de a chorros). No tengo vocabulario para expresar la seriedad de este problema. Y si le sumo esto a que el agua empezó a cotizar en bolsa (aunque no entiendo bien cómo lo hacen), me preocupa muchísimo. Me preocupa pensar en qué circunstancias tendrán que sobrevivir mis hijos, qué les va a tocar. Esto me está quitando muchísimas energías a diario y creo que es sólo gracias a que veo semillas germinar, árboles, verde, fruta creciendo y verdura para comer, que sobrevivo día a día sin meterme en una cueva para nunca más salir. No sé qué más puedo hacer además de seguir haciendo lo que hago pero siento bastante impotencia.

Las flores, los picaflores, el verde y la abundancia me llenan de energía y es con mucha felicidad que he estado pensado la cosecha de cebollas y trenzando ajos estos últimos días. Disfrutando del esfuerzo de muchos meses de trabajo y dedicación.

Cebollas: Vamos pesando 76 kilos por ahora y aún quedan por pesar. Si las logramos guardar bien, deberían durar hasta la próxima cosecha. Perdí la mitad con una helada tardía que pensé no había hecho nada pero esas cebollas nunca formaron cabeza y quedaron como una especie de cebolla-puerro a la cual no le he encontrado mucho uso.

Ajo: vamos trenzando y atando unas 200 cabezas. Todos salvo los ajos elefante se enfermaron con roya pero igual estoy re conforme con la cosecha. Las cabezas están más grandes que el año pasado y voy a poder vender algo porque tenemos de sobra.

Tomates. Están re felices en el invernadero. Tuve que arrancar unas 5-10 plantas que se pusieron medio “bobas” y ante la duda y el miedo a que se me desparrame alguna peste, las sacrifiqué y reemplacé con plantas que me habían sobrado. Estamos comiendo tomates riquísimos todos los días y ya tengo la segunda tanda de plantas encaminada con la esperanza de poder alargar la temporada poniendo nylon en el invernadero más adelante.

Zucchini: crecen y dan medio a lo bobo. A veces asustan un poco 🙂

Remolachas: Finalmente logré una cosecha larga y de remolachas tamaño normal. Gracias a que Timi las desmalezó una vez y gracias a la magia del mulch de cama de caballo.

Papas: mmmm… Bueh, en fin, mejor que el año pasado pero mucha papa chica. Al menos es mucha y no una por planta como el año pasado.

El maní, choclo y boñato vienen creciendo bien y una vez pasados los calores mas tremendos arrancaré con acelga, espinaca, zanahoria (aun no tengo éxito con estas chicas difíciles), remolacha y los almácigos de cebolla para trasplantar en invierno ya que estoy guardando semillas de algunas plantas este año a ver si logro producir mi propios cebollines.

Magnus sigue trabajando con la casa de fardos. Últimamente con el baño, donde ya instaló todos los caños, la ventana e hizo la última capa gruesa de piso de barro. También hizo los adobes para una de las paredes que lo separan del resto de la casa. Así que eso avanza también. Con mucas decisiones y “transas/compromisos” de por medio ya que siempre hay que “sacrificar” algo u optimizar algo. Pero el resultado es siempre muy lindo y prolijo así que he aprendido a tener paciencia. Lo único que me preocupa es su escaso interés por una piscina natural. Yo sólo quiero una piscina natural y un lugar donde guardar verdura.

Los chicos están bien, no tan felices de tener vacaciones quizás ya que aman ir a la escuela y son muy inquietos. Pero trato de tomarme las tardes libres y llevarlos a algún lado. El otro día fuimos a la cantera que estaba divina. Es un lujo tener esa posibilidad la verdad. Creo que este verano vamos a “canterear” bastante.

Hasta la próxima.

Sunset by the greenhouse

5 Comments

  1. Querida Vir
    Habiendo conocido el lugar los relatos son aún más interesantes.
    Me apena leer que se están secando las napas y me alegra saber que avanza la casa. ¡Ojalá tengas la piscina natural!
    ¿Qué bueno que los chicos disfruten tanto de la escuela y que hayan podido ir durante el 2020. Como sabrás, no fue así en Argentina.
    Les mandamos un abrazo. Tenemos muy lindos recuerdos de nuestro encuentro allá.

  2. Wonderful!
    The oldest (13000 years old) activity of “Homo sapiens” and the first of the sedentary indo-european branch of the evolutionary tree.
    Today’s Uruguayan version is updated by post modern members of a new species: the”Mirré-Popp culture”. This species is extremely rare, although some individuals have been located in the vicinity of Juan Gonzalez stream, district of Carmelo. To follow.

  3. ahhh que lindo leerte! Aprendi un monton. Contame mas de todo eso la proxima que vamos a las canteris 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *